Henos aquí, pues,
como sastres ya miopes,
zurciendo el alma.


Eduardo Llanos